Decision Point en Español

Segunda edición
Por Duan Biggs y Eduardo Gallo-Cajiao (University of Queensland)

Quizá sea coincidencia, pero nuestra visión de publicar Decision Point en Español surgió de la gran relevancia del mundo hispanohablante para la conservación de la biodiversidad, la misma que seguramente influyó para que el próximo Congreso Internacional de Conservación se vaya a celebrar en uno de los países de mayor biodiversidad de Suramérica, Colombia. Así, les damos la bienvenida a la segunda edición de Decision Point en Español, en la que hemos incluido una selección de artículos que presentan herramientas relevantes para la conservación desde diferentes aproximaciones metodológicas y grupos taxonómicos. Nuestra política en la producción de Decision Point en Español va más allá de simplemente traducir la edición en inglés, así que hemos seguido trabajando para cubrir una amplia región geográfica que va desde los ecosistemas mediterráneos de la península Ibérica hasta los ecosistemas marinos de Chile, pasando por los bosques de los Andes colombianos.

A continuación les presentamos un breve resumen de lo que podrán encontrar en este nuevo número de Decision Point en Español.

Acciones concretas de conservación pueden ser mejoradas mediante estudios espaciales a diferentes escalas. Eso es precisamente lo que nos presenta Natalia Ocampo-Peñuela de Duke University, quien logró determinar el área requerida para asegurar y maximizar la conservación de una zona de bosque en los Andes occidentales de Colombia enfocándose en la diversidad de aves. Este es el país con mayor diversidad de especies de aves del mundo, conteniendo cerca del 20% de su diversidad a escala global. Entonces, si queremos conservar estas especies a pesar de las múltiples presiones antrópicas, la pregunta que surge es, ¿por dónde empezar?

Aunque con una biodiversidad quizás no tan espectacular como lade Colombia, la conservación en España es igualmente importante y no está exenta de una gran complejidad. Pese a la existencia de una amplia red de espacios protegidos, las dinámicas creadas por la interacción entre el cambio climático y las políticas de gestión de los incendios forestales hacen de la planificación y manejo de estas áreas protegidas un gran reto para la conservación. Adrián Regos y Lluís Brotons del Centro Tecnológico y Forestal de Cataluña recomiendan permitir la creación de hábitats abiertos a través de la gestión del fuego en un contexto de abandono rural.

¿Y qué pasa cuando no hay reservas que protejan los bosques? ¿Qué ocurre con la densidad y riqueza de especies cuando sus hábitats se fragmentan y reducen? Esa fue la pregunta que Xyomara Carretero-Pinzón y sus colaboradores de University of Queensland y la Universidad Nacional de Colombia respondieron con respecto a los primates. Este es uno de los grupos de mamíferos más estudiados en el mundo, pero al mismo tiempo uno en que muchas especies han declinado producto de la deforestación. Consecuentemente, esta investigación es muy importante para ampliar el entendendimiento de cómo la transformación de los bosques afecta los ensambles y poblaciones de estos carismáticos mamíferos y así poder informar estrategias para su conservación.

Pero la fragmentación de hábitats afecta a mucho más que solo especies. Este es el resultado de la investigación de Andrés Felipe Suárez de University of Queensland, quien junto con Mathew Mitchell y otros colaboradores, desarrollaron un marco conceptual para evaluar cómo la fragmentación de bosques, por ejemplo, afecta la provisión de servicios ecosistémicos. Este modelo explica como la fragmentación afecta tanto la provisión como el flujo de servicios ecosistémicos.

¿Cuáles son nuestras opciones una vez un ecosistema ha sido alterado fuertemente por acciones antrópicas, perdiéndose especies y servicios ecosistémicos? La restauración es una de ellas. Pero ¿cuánto cuesta la restauración y cuál es su factibilidad? Elisa Bayraktarov y Megan Saunders de University of Queensland realizaron una importante investigación para responder a estas preguntas en el contexto de ecosistemas marinos costeros, los cuales están bajo mucha presión por hallarse a menudo cerca de los lugares donde vivimos.

Además de restaurar, ¿cómo podemos manejar ecosistemas y sus recursos naturales? En el contexto marino, prevenir la pesca ilegal en zonas de manejo tiene un costo económico, pero no hacerlo probablemente cuesta más. Esto fue lo que encontró Katrina Davis, de University of Queensland, en su investigación en Chile. Su conclusión es importante para el manejo de recursos pesqueros y la conservación de la biodiversidad marina. La vigilancia en áreas de manejo pesquero incrementa las ganancias de comunidades pesqueras artesanales, así como ayuda a cumplir con objetivos de la onservación.

Todos nuestros esfuerzos de conservación a grandes escalas espaciales dependen de las acciones de personas, organizaciones, así como de reglas. Pero dado que los paisajes que queremos conservar están manejados frecuentemente por múltiples organizaciones con diferentes funciones trabajando a diferentes escalas, ¿cómo podemos saber si al final estamos armando el rompecabezas de la conservación con sus múltiples piezas? Ángela González de University of Queensland evaluó precisamente esto en el suroccidente de Australia, donde existe una iniciativa para la conservación de este hotspot de biodiversidad a una gran escala espacial.

Nuestro principal objetivo es la conservación de la biodiversidad. Pero para ello, primero necesitamos saber dónde habitan las especies, algo que es mucho más difícil de establecer de lo que puede parecer a simple vista. El modelado de distribución de especies es un campo de intensa investigación, ya que constituye una importante herramienta para informar la conservación y gestión de la biodiversidad. Sin embargo, estos métodos solo producen una representación aproximada de la distribución real de las especies, así que entender su funcionamiento y limitaciones es fundamental. Gurutzeta Guillera-Arroita y José Lahoz-Monfort de University of Melbourne nos presentan una discusión muy interesante a este respecto.

Esperamos que este número sea de gran utilidad e interés para los lectores, así como un foro a través del cual estrechar lazos entre los investigadores de la comunidad anglófona e hispanohablante, con el fin de favorecer la conservación de la biodiversidad a una escala global. Desde ahora estaremos trabajando en un número especial para celebrar el Congreso Internacional de Conservación en Cartagena (Colombia) en el 2017.

Saludos,
Duan Biggs y Eduardo Gallo-Cajiao

Leave a Reply